¡Adiós 2018!

Va terminando el año 2018 y con él vamos haciendo balance de todas las cosas que han ido sucediendo durante estos 12 meses. Han sido meses bastante cargados en lo que a actualidad y noticias se refiere donde, como cada año, la realidad en ocasiones ha superado la ficción y nos ha dejado un escenario bastante peculiar para comenzar un nuevo 2019.

Pero comencemos con los aspectos positivos, a principios de 2018 nuestros mayores se echaban a la calle a luchar por sus derechos y a protestar por la “generosa” subida de sus pensiones, ¡todo un 0,25%! . Hablamos de aspectos positivos, no por esta ridícula subida, sino por el ejemplo que nos dieron estos grupos de pensionistas que tomaron las calles de las principales ciudades españolas.

Continuando con aspectos positivos, 2018 también nos dejó la reducción del iva del coste de las plazas residenciales para personas cuya PEVS suponga como mínimo el 10% del coste total de la plaza, pudiendo pasar del 10% a pagar el superreducido, el 4%. Una medida que aporta bastante sensatez a nuestra Ley de Dependencia ya que equipara en términos impositivos a las plazas financiadas y cofinanciadas con las plazas privadas que ocupan las personas que tienen reconocido el Cheque Servicio.

Por último creo que es justo afirmar que 2018 se ha caracterizado por ser el año en el que el ámbito de la gerontología está comenzando a reconocer la gravedad de un aspecto cada vez más presente en nuestra sociedad: la soledad no deseada entre las personas mayores. Este silencioso enemigo cada vez está más presente en nuestra sociedad y cada vez son más las instituciones y organizaciones que están empezando a crear medidas y dispositivos para luchar contra él. Muy valorable en este sentido los programas iniciados por los/as profesionales de Fundación La Caixa.

 

Dejando a un lado el ámbito de la gerontología, 2018 también nos dejaba el nombramiento de una trabajadora social, Ana Lima, como Secretaria de Estado de Servicios Sociales, noticia que como trabajadores/as sociales no puede hacer más que enorgullecernos y hacer que nos planteemos cómo ha podido ser un puesto que mayoritariamente ha sido ocupado por personas con otro tipo de formaciones, y en muchos casos poco o nada tenían que ver con el ámbito social. El año que dejamos también nos dejó un cambio de presidente del gobierno, al cual le pedimos un mayor apoyo para el ámbito social y una más que necesaria renovación de una Ley de Dependencia que con el paso del tiempo va presentando más carencias y se encuentra cada vez  más alejada de la realidad que actualmente viven las personas mayores de nuestro país.

Y por último, en el apartado más negativo de todos, nos hemos encontrado con el resurgir de ciertas ideas xenófobas y homófobas que pensábamos que habíamos superado hace bastante tiempo. En este sentido creo que desde todos los ámbitos del sector social se insta a que no se repitan errores del pasado y a que no se carguen las tintas sobre los colectivos más frágiles de nuestra sociedad.

 

En definitiva, despedir este 2018 de la mejor forma posible, acompañados/as de las personas queridas y dar la bienvenida al 2019 con el propósito que lo empezábamos con la agenda de 2018 del Colegio Oficial de Trabajo Social de Madrid: Cada día es un buen día para el Trabajo Social.

¡Felices fiestas y Feliz 2019!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s